La crueldad de los perros tibetanos

El Tíbet y su crueldad con los perros Tibetanos

Hace muy pocos días  se dio a conocer que las áreas de la Meseta Tibetana se ha inundado con perros mastines tibetanos o el dogo de Tíbet, que durante un tiempo fueron los perros más buscados, todo querían tener un uno, no obstante, hubo un colapso en China que ha dejado a cientos de perros sin hogar.

Aquí una escena capturada en los Mastines Tibetanos abandonados, existe un documental de 20 minutos de duración que fue lanzado en abril, que muestran a cientos de mastines tibetanos negros apiñados en un refugio que es operado por un monasterio local.

La verdad de los perros tibetanos

El Tíbet y su crueldad con los perros Tibetanos

Gangri Neichog es una organización sin fines de lucro que ayudó a producir el documental, y se dice que cada vez más hay funcionarios locales y templos en Qinghai que están creando refugios como el de Maozhuang, debido a la explosión en el número de perros abandonados desde el 2013 cuando la locura de los mastines tibetanos comenzó a desvanecerse.

Solo en la prefectura de Qinghai, hay alrededor de 14.000 a 50.000 perros vagos. Lhasa, capital de la región autónoma del Tíbet tiene unos 13.000 perros callejeros desde el año 2015. Se construyó un refugio en el año 2013 para 2.000 perros en Lhasa, no obstante, ahora alberga a más de 7.000 perros.

“Se puede decir que la situación de los perros callejeros probablemente tiene mucho que ver con la economía de los mastines tibetanos”, dijo Yin Hang, fundador de Gangri Neichog, en el documental“. El marketing publicitario ha llevado a muchos a criar y criar mastines tibetanos con la mentalidad de hacerse rico de la noche a la mañana y la verdad es que solo muy pocos han sacado provecho del negocio”.

El Tíbet y su crueldad con los perros Tibetanos

Manía por los perros Tibetanos

La locura de los perros peludos subió y bajó con la trayectoria de la economía china. Alrededor de una década atrás, cuando la economía de China estaba creciendo de forma muy rápida, poseer un mastín tibetano era un símbolo de estatura y riqueza, dos mastines tibetanos se vendieron por 18 millones de yuanes (2,7 millones de dólares) en una exposición de mascotas de lujo.

En el 2009 una mujer en Xian compró por 4 millones de yuanes y dio la la bienvenida a la entrega del perro con una caravana de 30 coches en el aeropuerto.

Los criadores en Qinghai y el Tíbet dos regiones empobrecidas de China, saltaron sobre la locura de los mastines, sin embargo, muchos quedaron profundamente decepcionados. Zhou Yi, secretario general de la asociación tibetana de mastines de Qinghai, una organización respaldada por el gobierno dijo que “solo cuatro o cinco empresas lograron ganar más de 10 millones de yuanes durante el auge de este negocio”. Para el 2015, dos tercios de los 3.000 centros de crianza de mastines en el Tíbet habían cerrado, y el negocio empezó a caer de manera drástica.

Un residente de la prefectura de Qinghai dijo en el documental que cuando todo empezó a caer los dueños no podían ni vender sus perros, incluso ahora el precio era inferior a 10.000 yuanes.

Dogo Tibet y la verdad

El negocio cruel de los perros tibetanos

Muchas de las personas que tenían en su poder estos perros encontraron que era totalmente inadecuado que ellos vivieran en áreas urbanas y departamentos, dijo Li Qun un profesor de la Universidad de Agricultura de Nanjing que estudia la historia de la cría de los animales. Muchos trajeron a los mastines de vuelta a casa desde la ciudad, los usaron para criar y luego vendían a los cachorros por dinero rápido.

Muchas personas en las ciudades compraron estos animalitos de los nómadas en el Tíbet sin intención de criarlos en absoluto. Algunos deliberadamente criaron a los perros para hacer que sus crías parecieran más exóticas, que a su vez ha generado muchos perros con problemas de salud debido a los trastornos genéticos.

Crueldad tibetana

Samdrup, un nómada que comercio mastines tibetanos en el año 2005 al 2006, cuando el mercado estaba en auge, había esperado aprovechar la oportunidad cuando todo iba bien y hacerse rico de forma rápida, sin embargo, pronto descubrió la crueldad del negocio. Un hombre de negocios en Lanzhou, la capital de la provincia de Gansu, se acercó a Samdrup y le compró cinco mastines tibetanos. El empresario había mantenido cerca de 60 mastines tibetanos cuando Samdrup fue a visitarlo a Lanzhou, y el hombre le contó que la mayoría de los perros estaban siendo sacrificados para venderlos como carne, a excepción de algunas buenas razas. Durante la visita, incluso Samdrup presenció a un perro que estaba siendo golpeado por un martillo, colgado de un gancho y luego desollado vivo, porque “la carne sería deliciosa y nutritiva”, dijo Samdrup en el documental.

Samdrup dijo que lloró durante mucho tiempo después de eso y ahora es un defensor de los animales. Él se encarga de unos 40 perros y los hizo esterilizar.

Los mastines abandonados son también un peligro para la población humana y animales locales, algunos de ellos han atacado a los residentes locales, mientras que otros han sido conocidos por matar a las ovejas silvestres.

Los budistas también están en contra de matar a los animales, por lo que es difícil controlar la población de mastín tibetano en un corto período de tiempo. Gangri Neichog, ONG (Centro de Información de las Naciones Unidas) “Las deudas creadas por los humanos ahora están siendo pagadas con vidas inocentes”, dijo un comentarista en el sitio de medios sociales Weibo.

Referencia

Echo Huang, Thousands of huge, aggressive dogs are roaming Tibet after their rich Chinese owners abandoned them. Para Quartz [Revisado en Septiembre de 2017]

error: Content is protected !!