objetos poseídos malditos

5 Objetos Poseídos que no te gustaría tener

Las posesiones no sólo están en casas, también se sabe que los objetos pueden contener demonios o fantasmas. Objetos pueden estar controlados por entes más allá de nuestras manos. Detrás de estos objetos se encuentran historias extrañas que pueden ser peligrosas, considéralo la próxima vez que encuentras alguna vieja baratija en alguna tienda de segunda mano.

Las posesiones no sólo están en casas, también se sabe que los objetos pueden contener demonios o fantasmas. Objetos pueden estar controlados por entes más allá de nuestras manos. Detrás de estos objetos se encuentran historias extrañas que pueden ser peligrosas, considéralo la próxima vez que encuentras alguna vieja baratija en alguna tienda de segunda mano.

El espejo de Plantación Myrtles

plantacion myrtles espejo maligno

Plantación Myrtles es una plantación antebellum en St. Francisville, Lousiana, cerca de Baton Rouge. Ahí se puede encontrar uno de los artefactos más maldecidos del planeta.  En esa plantación existía la tradición de cubrir los espejos cada vez que alguien moría. Se dice que esto era para evitar que los espíritus quedaran atrapados entre mundos, pero se cree que se perdió un espejo cuando Sara Woodruff y sus hijos murieron. Ellos fueron envenenados por un esclavo, muriendo en las instalaciones, pero un espejo permaneció descubierto. El alma de ella y sus hijos quedaron atrapados en el espejo, y atormentan a los que lo miran hasta el día de hoy.

La Caja Dybbuk

caja espiritu maligno dybbuk

Por si no lo sabes, un dybbuk es un espíritu maligno de la mitología judía. Cuenta la leyenda que un sobreviviente del holocausto accidentalmente convocó a un dybbuk mientras usaba un tablero Ouija casero, atrapándolo dentro de un gabinete de vino. Tiempo después, Kevin Mannis compró el gabinete en 2001, e inmediatamente empezaron a suceder cosas extrañas. Él o cualquier persona que dormía en su casa comenzaron a tener aterradoras pesadillas.

El último dueño conocido de la caja fue Jason Haxton, director del museo de Medicina Osteopática. También sufrió de incontables pesadillas, además desarrolló una grave enfermedad a la piel. Finalmente, con la ayuda de rabinos locales, Haxton escondió el armario de vino para que no pudiera causar más daño.

La silla maldita de Thomas Busby

silla maldita poseida de thomas busby

Thomas Busby quiso ser la última y única persona en sentarse en su silla favorita. Incluso estranguló a su propio suegro por sentarse en ella. Antes de ser ejecutado por este asesinato en 1702, comió su última comida en su silla favorita. Cuando terminó, se puso de pie y echó una maldición sobre la silla, afirmando que cualquiera que estuviera allí se encontraría con una muerte rápida e inoportuna. Lo extraño, es que la supuesta cifra de 63 personas les ha ocurrido eso, se han sentado en la silla y posteriomente han muerto. La última víctima conocida fue un repartidor que murió horas después en un accidente automovilístico. La silla encantada ahora reside en el Museo Thirsk, donde está suspendida en el aire para evitar que la gente se siente en ella. Si bien puede ser sólo una superstición, es mejor ser cauteloso.

El vestido encantado de Anna Baker

vestido maldito de anna baker

Anna Baker era una mujer de clase social alta, planeaba casarse con un obrero, pero cuando sus padres lo descubrieron, se interpusieron sin dudar en su romance. Baker estaba devastada, ya que ya había comprado el vestido de novia que planeaba llevar. Después de que se le prohibiera casarse con su verdadero amor, Anna Baker decidió que no se casaría con nadie más, pasando el resto de su vida en soledad. Cuando murió en 1914, el vestido que compró todavía estaba en su poder. Permanece en exhibición en la mansión Baker, donde algunos visitantes han afirmado ver el vestido moviéndose por sí mismo. El vestido está sellado en un recinto hermético, por lo que una ligera brisa no puede ser la explicación. Algunos dicen que es la novia, celebrando la boda que nunca fue capaz de tener mientras estaba viva.

Máscaras Guerreras Maoríes

Mascara guerrera maori objeto posiedo maldito

Los maoríes o maorís de Nueva Zelanda forman parte de una antigua tribu que tallaban máscaras para usarlas en batalla. Cuando un hombre muere con la máscara puesta, se creía que su alma quedaría atrapada en la máscara que llevaban puesta. Aunque su mitología no hace referencia a daños realizados por las supuestas almas atrapadas, la presencia de las máscaras tiene un efecto extraño y a veces fatal en mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas a menudo experimentan complicaciones cuando entran en contacto con las máscaras. Se desconoce por qué ocurre este fenómeno, pero el museo que contiene algunas de las máscaras advierte que las mujeres embarazadas deben permanecer lejos. Tal como lo mencionamos con la silla maldita de Thomas Busby, es mejor prevenir que morir.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!