Uno de los peores casos de tortura: Sylvia Likens

Conoce la verdadera historia en la que se basáron las películas «The Girl Next Door» y «An American Crime». El caso de Sylvia Likens te dejará impactado.

He investigado varios casos, he escuchado varios en youtube y en podcast, pero la primera vez que escuché sobre éste. Quedé varios días sin poder dormir tranquilamente. Algo en mi pecho me apretaba y sentía una profunda pena por Sylvia… esta es su escalofriante historia y cómo el ser humano puede albergar tanto odio contra alguien. Uno de los peores casos de tortura: Sylvia Likens.

Sylvia Likens

Bienvenidos al Club misterio donde los misterios, el terror y los enigmas de la vida están en un solo lugar.

Sylvia Likens nació el 3 de enero de 1949 en Indiana, Estados Unidos. Era una muchacha alegre, amable e inteligente. Le agradaba a todo aquel que la conocía. A pesar de venir de una familia disfuncional, ella era una chica con muchas cualidades.

Sus padres eran Lester y Bertha Likens, quienes trabajan en ferias, por ende, siempre tenían que viajar con sus hijos. Eran de escasos recursos y con problemas.

Sylvia tenía una hermana llamada Jennifer que era menor que ella y estaba enferma con poliomielitis, fue diagnosticada a los 5 años de edad. Ninguna de estas dos chicas podía imaginar el futuro tan macabro que les esperaba.

En 1965 sus padres dejaron a las dos hermanas a cargo de una completa desconocida Gertrude Baniszewski.

Los hijos de esta mujer conocían a las chicas e incluso habían establecido una amistad, ya que coincidían cuando iban a la iglesia.

Los padres de Sylvia y Jennifer solo habían visto a la mujer un día antes de dejarles a sus propias hijas a su cargo.

La mujer aceptó cuidarlas por 20 dólares a la semana. Cabe destacar que los padres de las muchachas tomaron esta decisión porque para ellos era más fácil poder viajar sin tener que preocuparse de las niñas, así que no encontraron nada mejor que dejar a cargo a sus propias hijas a una total desconocida.

Los primeros días en esta nueva casa para las hermanas fue relativamente tranquilos, hasta el día en que el cheque de 20 dólares no llegó. Gertrude entró en cólera y castigo a las chicas por esto.

Pero antes de hacerlo dijo lo siguiente: “Bien, perras, he cuidado de ustedes durante una semana para nada”. Entonces la llevó al sótano y sin ningún remordimiento y comenzó azotarlas con un cinturón.

La pequeña Jenny no aguantó tal castigo y Sylvia a ver a su hermana sufriendo se ofreció para que a ella le tocará también el castigo de su hermana.

Gertrude nunca mencionó que al día siguiente el cheque llegó. Solo se había retrasado un día. Desde ese día la crueldad de Gertrude superó todo los límites.

Gertrude Baniszewski

Gertrude Baniszewski

Desde muy pequeña tuvo una vida infeliz y precaria. Tenía carencia de amor, ya que tenía una familia bastante disfuncional. Su padre murió cuando ella tan solo tenía 11 años de edad y su madre debía criar a 6 niños, nunca se preocupo de ella y siempre conocía a diferentes hombres.

A los 16 años (la misma edad que tenía Sylvia cuando llegó a vivir a casa de Gertrude. Este dato tenlo presente, porque será importante cuando hablemos sobre el perfil psicológico de esta mujer) Gertrude dejó el colegio y contrajo matrimonio con John Baniszewski de 18 años de edad, tuvieron 4 hijos y se separaron tras 10 años tormentosos de relación.

Luego de un tiempo se volvió a casar con Ed Gutherie, pero tan solo duraron 3 meses juntos.

Al cabo de un tiempo se vuelve a casar con su primer marido John y tiene 2 hijo más antes de volverse a divorciar.

Luego conoció a Dennis Lee Wright con quien tuvo otro hijo, sin embargo, él igual que otros se fueron.

Al final Gertrude tuvo 7 hijos, también en todo este período tuvo 6 abortos. En 1965 Gertrude tenía 37 años, sin embargo parecía mucho mayor. Esto seguramente a que tenía varias adicciones y enfermedades.

Por ejemplo:

  • Fumaba sin parar.
  • Tomaba todo el tiempo.
  • Sufría de asma.
  • Tomaba varios medicamentos, entre otros problemas.

Comienza la tortura constante contra una inocente

2 días después del castigo, los padres de Sylvia fueron a esta casa para ver si todo estaba bien, sin embargo, las chicas no mencionaron nada respecto a lo acontecido con Gertrude por miedo.

Poco a poco los días iban pasando y el ambiente era cada vez más tenso. Gertrude no soportaba a Sylvia.

Película «The girls next door»

Según ella Sylvia pasaba mucho tiempo en la tienda de alimentos, cuando la interrogó por esto, la muchacha trató de explicarle que juntaba botellas vacías de refrescos para venderlas y así poder juntar dinero extra.

Pero la mujer no le creyó o más bien decidió no creerle para así justificar el castigo que le pondría.

Comenzó a golpearla con una paleta para que según ella aprendiera la lección. Luego de esto los castigos fueron en aumento, sin ninguna razón.

Cuando la mujer se cansaba de golpearla, Paula la hija mayor seguía castigando a Sylvia, pero no solo era golpeada, también Gertrude comenzó a privar de comida a la joven. La obligaba a observar como todos comían sin que ella pudiera probar un solo bocado.

A veces Jennifer robaba un poco de pan para dárselo a su hermana, pero era tanto el miedo que lo hacía muy pocas veces y con mucho cuidado.

Los castigos a esas alturas habían comenzado a aumentar de intensidad y frecuencia. Un día Paula acusó a Sylvia de que hablaba mal de ella. Gertrude agarró a la joven y la puso en el medio de la sala donde estaban todos y comenzó a quemarle los brazos con cigarrillos encendidos.

También la obligó a introducirse una botella de vidrio por la vagina, ésta se rompió y esto causó que se desgarrará las paredes vaginales. Lejos alguien de ayudarla solo se quedaron viendo con miradas lascivas y divertidas. Esta no fue la única vez que obligó a Sylvia a introducirse botellas de vidrio, fueron tantas las veces que fue sometida a este inhumano acto que la pobre muchacha ya no podía contener su orina.

Película «The Girl Next Door»

Todo comenzó a convertirse en un juego macabro para todos. Ya Sylvia no iba a la escuela, se encontraba prácticamente secuestrada en el sótano de la casa, sin alimento, sin ropa y sin un lugar para dormir.

Gertrude decidió mantenerla amarrada a una viga de madera, donde la mantenía desnuda y parada sin descanso.

Cuando Sylvia dejó de ir a la escuela Gertrude le decía a todos que era una muchacha muy problemática y que ella no podía controlarla así que la había enviado al internado de Indiana.

Aunque había divulgado que Sylvia no estaba, pronto, la tortura constante a esta joven se convertiría en un secreto a voces.

Dentro de ese sótano se cometían los más macabros actos contra alguien inocente e indefensa y todo por obra de Gertrude.

La chica fue sometida a baños hirviendo, incluso una vez fue tanto el dolor que se desmayó y la arrastraron del cabello.

La golpeaban, la quemaban, la mordían, la humillaban, entre otros actos violentos contra ella. En un principio solo eran los hijos de Gertrude quienes realizaban estos macabros hechos, tanto los hombre como las mujeres. Pero luego empezaron ir amigos y vecinos para cometer los mismos actos agresivos, incluso abusar de ella sexualmente. Tengo que mencionar que todos eran menores de edad o adolescentes.

Película «An American Crime»

Los vecinos de los alrededores escuchaban los gritos, gemidos, lamentos e incluso los golpes, pero jamás se metieron o averiguaron que pasaba, porque para ellos era mejor no entrometerse. Mientras tanto Sylvia era sometida a la peores bajezas.

Pasaba frío, hambre, estaba desnuda, con múltiples heridas por todo su cuerpo sin que nadie pudiera socorrerla.

Cuando supuestamente recibía tratamiento Paula aplicaba sal en todas las heridas de Sylvia, imagina el dolor que sentía que esta chica.

En una ocasión Richard Hobbs un tipo que estaba enamorado de Sylvia, pero ella nunca le hizo caso, la ahogó durante mucho tiempo y quedó inconsciente, todos pensaron que había muerto.

Richard Hobbs y Gertrude

Lamentablemente no fue así, digo lamentablemente porque la tortura de Sylvia no terminaría ahí, aún le falta mucho que sufrir a manos de estas personas por 4 meses.

Al tiempo después ya no se le daba ningún tipo de alimento, sino que la obligaban a tomar de su propia orina y comer sus propias heces. Era un sufrimiento horrible ni siquiera puedo encontrar las palabras adecuadas para expresar todo lo que tuvo que sufrir esta pequeña niña con todo un futuro por delante.

LLegó un momento en que la joven dejó de pelear por su vida. Me imagino que ya no tenía fuerza, ni energía con todo lo que estaba viviendo.

Pero la sed imparable de crueldad de Gertrude no tenía límites y un día decidió marcar a Sylvia. Tomó en sus manos un aguja y empezó a escribir en el estómago de Sylvia lo siguiente:

«Soy una prostitua y estoy orgullosa de serlo»

Pero Gertrude no lo hizo sola, le ordenó a Richard Hobbs que completara la tarea y él sin dudarlo lo hizo sin remordimiento alguno.

En ningún momento nadie se detuvo en pensar en todo lo que estaba sufriendo Sylvia. La única era su hermana, pero tenía tanto miedo que no podía pedir ayuda.

Todos los hijos de Gertrude disfrutaban torturando a Sylvia desde el más pequeño al más grande. Pero se dice que había uno en especial que era el más perverso y era John de tan solo 13 años, quien constantemente bajaba al sótano para torturar a Sylvia.

Un día Coy Hubbard, novio de Sthepanie Baniszewski, golpeó con un palo de escoba en la cabeza a Sylvia y esta quedó inconsciente.

Coy Hubbard

Al otro día Sylvia hablaba cosas sin sentido, decía que tenía que arreglarse para irse con sus padres, que los alcanzaría en la feria. Claramente estaba delirando. Gertrude la mojó con una manguera hasta el cansancio cuando terminó, Sylvia ya no se movía ni respiraba, estaba muerta.

Richard Hobbs llamó a la policía, según ellos los policías iban a dar respiración boca a boca a Sylvia y ella estaría bien y todo seguiría igual.

Claramente esto no pasó, al llegar al lugar los policías quedaron espantado con lo que estaban viendo. Los oficiales y los médicos declararon que el caso de Sylvia Likens era el peor caso de abuso que se había registrado en la historia del estado de Indiana.

La persona que habló cuando fueron los oficiales fue la hermana de Sylvia. Sabía que era la única oportunidad que iba a tener para escapar de ese lugar. Así que les dijo a los oficiales que la sacaran de ese lugar y les contaría todo lo que había ocurrido.

El cuerpo de Sylvia

Los juicios y sentencias

Los juicios dieron comienzo, todos los involucrados confesaron lo que hicieron, es decir, fueron testimonios auto inculpatorios.

Todos contaron con detalle todo lo ocurrido y a todos se les hizo la misma pregunta y la respuesta siempre fue la misma.

– ¿Por qué participaste de la tortura? ¿Por qué no hiciste nada?

– No lo sé, señor

La única que no aceptaba su culpa era Gertrude, quien intentó culpar a los demás por lo que ocurrió en el sótano. Diciendo que ella no tenía idea de lo que pasaba ahí.

Finalmente el veredicto fue el siguiente:

Solo les nombraré algunos, ya que son los que pude encontrar y fueron los principales.

Gertrude: “Condena perpetua”, no obstante en 1985 obtuvo la libertad condicional. Al poco tiempo de salir de la cárcel murió de cáncer. Pero antes aceptó que ella había cometido e incentivado todos los actos brutales contra Sylvia.

John: Sentenciado a 20 años de prisión. Tan solo tenía 13 años cuando fue a la cárcel y se convirtió en el primer caso de alguien tan joven enviado a prisión. Cuando quedó en libertad se convirtió en pastor laico para así contar su historia, murió de diabetes. Y se dice que la culpa era tanta que se autolesionaba.

Coy Hubbard: Culpable por homicidio. Fue sentenciado a 21 años. Cuando quedó en libertad se convirtió en un delincuente y volvió varias veces a la cárcel.

Richard Hobbs: 21 años de prisión. Culpable por homicidio involuntario. Murió a los 20 años de edad debido a un cáncer pulmonar.

Stephanie Baniszewski: Solo 12 meses de prisión fue hallada culpable por cómplice.

Paula Baniszewski: Culpable por asesinato en segundo grado. “Cadena perpetua”, queda en libertad condicional el 23 de febrero de 1973. Tuvo una hija y le puso el nombre de su madre “Gertrude”.

Me quedaré con está última para contarles algo que encontré investigando y leyendo noticias respecto a este caso.

Paula Baniszewski

Paula Baniszewski solo cumplió 3 años en prisión, cuando salió desapareció completamente del mapa.

No obstante se cambió el nombre a Paula Pace. Se había mudado a Conrad, Iowa y estaba trabajando como ayudante de maestra para niños con necesidades especiales. Pero las personas descubrieron su oscuro y macabro pasado.

Al ser descubierta la policía recibió una llamada anónima donde se les informaba que una consejera escolar estaba trabajando con niños y había sido condenada por un grave delito en otro estado haces muchos años.

El Sheriff del condado Rick Penning confirmó que se trataba de Paula Baniszewski, no había cargo pendientes, no obstante, fue despedida de la escuela.

Realmente la realidad supera la ficción, una historia muy lamentable y horrible. Existen dos películas y un libro basado en esta historia llamado “The Indiana Torture Slaying”.

Sylvia

Las películas son The Girl Next Door (2007) y An American Crime (2007). En el podcast del Club Misterio hablamos en mayor profundidad sobre estas películas, ya que existen algunas diferencias, sin embargo cada una plasma lo que sufrió Sylvia Liken. También hablamos sobre el perfil psicológico de Gertrude Baniszewski, así que síguenos en Spotify o escúchanos en la sección de podcast aquí en el blog. Así es como terminamos el artículo de hoy: Uno de los peores casos de tortura: Sylvia Likens.

error: Content is protected !!